El control mecanico de plagas es uno de los métodos más efectivos dentro de la industria del control de plagas, la cual va de la mano con disciplinas que se dedican a desarrollar técnicas cada vez más efectivas para la erradicación de insectos y roedores.

En el caso del control mecanico de plagas, este es un método extremadamente popular, sobre todo entre empresas dedicadas a la agricultura y clientes con jardines. Los cultivos y plantas de todos los tipos son víctimas ideales de diferentes especies de plagas, las cuales causan millones de euros en pérdidas cada año.

Entonces, ¿qué debemos saber sobre el control mecanico de plagas? ¿Qué lo diferencia de los muchos otros métodos disponibles?

Infalibilidad Entre Ingeniosos Métodos

Como bien podemos imaginar, los diferentes métodos disponibles dentro de la industria del control de plagas responden a múltiples escenarios. Un especialista de esta industria puede estudiar el caso y determinar cuál es el conjunto de técnicas más apropiado para conseguir los resultados esperados.

Por supuesto, empezamos por el control mecanico de plagas. Luego tenemos los siguientes métodos:

  • Físico
  • Biológico
  • Químico
  • Etológico
  • Agronómico
  • Genético
  • Legal

¿En Qué Consiste el Control Mecanico de Plagas?

Simplificando lo más posible en qué consiste el control mecanico de plagas como método, podemos decir que trata la remoción de plagas y órganos afectados, destrucción sistemática, exclusión por barreras físicas, embolsado preventivo de frutos en riesgo, adhesivos especiales, zanjas diseñadas para insectos no voladores y trampas.

A través de estas técnicas, tanto el especialista de control de plagas como el cliente logran llevar a cabo instalaciones de pequeña y gran escala, las cuales traen resultados casi inmediatos para reducir el impacto de las plagas, especialmente en el sector agricultor.

Si tienes un jardín en casa, este sin ninguna finalidad de producción de cultivos, el control mecanico de plagas también puede resultar muy útil para evitar daños significativos.

Remoción de Plagas y Órganos Afectados

El primer paso en el control mecanico de plagas es remover manualmente todos los órganos afectados. Con esto nos referimos a los frutos o plantas que ya hayan sido víctimas de la plaga particular que afecte el lugar.

La idea de esta técnica es crear las condiciones adecuadas para tratar la plaga y erradicarla. Si no nos encargamos de remover los órganos afectados, la plaga no tendrá mayores problemas para resurgir durante o después la finalización del tratamiento.

Una forma de remover la plaga sin retirar órganos afectados o hacerlo una vez los frutos infectados hayan sido removido es con técnicas en base a agua a alta presión. Algo tan simple con un chorro constante de agua puede sacar a los insectos fuera de los cultivos y sanear el lugar.

Exclusión con Barreras

La exclusión con barreras es una técnica especialmente útil y efectiva si se utiliza junto con otros recursos como insecticidas. Un buen ejemplo de esta técnica es instalar esponjas con insecticidas especiales justo en el tallo de la planta que queremos tratar, evitando así que cualquier insecto peligroso se suba sobre ella y la dañe.

Trampas y Adhesivos

Para las trampas en control mecanico de plagas se suelen utilizar diversos tipos de envases que contienen un cebo junto con un insecticida que mata al insecto, el cual normalmente es volador. En el caso de la trampa adhesiva, se utiliza un cebo a base de feromonas que atrae al insecto y lo atrapa con un pegamento que hace imposible su escape.

Trampas luminosas y las zanjas para insectos voladores son otras dos técnicas muy populares. En el caso de las zanjas, se requiere una preparación básica del terreno para la instalación de los artefactos, los cuales se encargan de ahogar o envenenar al insecto.