Dentro de la industria de la erradicación de plagas, siempre se está debatiendo cuál es el mejor cebo para ratas. Este continúa siendo uno de los medios más efectivos para tratar el problema de roedores.

Todo el concepto del cebo gira en torno a la necesidad de las ratas de salir de sus escondrijos para encontrar alimento. Crear esta urgencia es lo que permite colocarles en una situación de vulnerabilidad, donde podemos atraparles o envenenarles.

Sin embargo, hay muchas consideraciones que tener en cuenta cuando hablamos sobre el mejor cebo para ratas y las formas más efectivas de utilizarles. Debido a su toxicidad, no hay que tomarse el tema a la ligera, especialmente si en casa hay niños pequeños y mascotas.

Factores Ambientales

Una de las cosas que debemos considerar cuando se trata de cebos para ratas, y que muchas veces se ignora, es el ambiente en el que nos encontramos. Depende de las condiciones ambientales del sitio, así como del sitio en sí mismo, unos cebos tendrán mayor efectividad que otros.

Esto se debe a que los roedores desarrollan hábitos que les mantienen con vida. Dichos hábitos de supervivencia son casi imposibles de quebrantar en pocos días. Al contrario, cuando se tiene un problema de plagas de este tipo, la persona debe estar consciente de que hay que ser paciente, al menos lo suficiente para que las ratas se familiaricen con la presencia de la trampa que instalemos.

Si queremos que dicho proceso ocurra en un tiempo más corto, hay que evitar grandes modificaciones en casa o la oficina para que los roedores no entren en pánico. Lo ideal es crear las condiciones adecuadas para que estos se descuiden y cometan errores.

Consideraciones Según Tipos de Ratas

Como es de esperarse, los problemas de plaga con roedores son protagonizados por diferentes tipos de ratas. En esta variedad, encontramos nuevos retos, pues no todas las ratas se comportan de la misma manera.

Por un lado, las ratas de tejado prefieren los vegetales, mientras que las de tipo noruego tienen una clara preferencia por los cebos hechos de carne o pescado. Entonces, dependiendo al tipo de rata al que nos estemos enfrentando, tendremos múltiples alternativas en cuanto al mejor cebo para ratas.

Potenciales Riesgos y los Portacebos

Cuando hablamos sobre cebo para ratas, lo más probable es que nos estemos refiriendo a rodenticidas, los cuales son altamente tóxicos y están fabricados para envenenar a los roedores una vez conseguimos que den un bocado del alimento.

Desafortunadamente, la gran mayoría de los rodenticidas son mortales en el consumo humano y de mascotas. Es decir, su utilización es además un serio riesgo para personas que entren en contacto directo con el cebo, así como para animales domésticos que ignoran totalmente la toxicidad en el alimento empleado.

Elegir el mejor cebo para ratas poco tiene que ver con su nivel de toxicidad, pues todos estos cuentan con una poderosa fórmula que evita cualquier caso de inefectividad. Por el contrario, aquí la solución es una muy diferente.

Para mantener el cebo en un lugar seguro y, a su vez, aumentar la efectividad frente a las plagas, lo que más se recomienda es el uso de portacebos. Estos productos suelen tener un diseño cerrado con una pequeña abertura. La idea es colocar el cebo dentro del producto y dejar una entrada para que la rata entre.

El uso del portacebos no solo permite que el tóxico cebo se mantenga fuera del alcance de curiosos, sino también se aumenta la efectividad. El diseño cerrado del portacebos brinda confianza a los roedores, quienes tienen un temor natural a los espacios abiertos.