Las emisiones de ultrasonidos (frecuencia superior a los 20.000 Hz y con variación aleatoria) se transmiten por el aire y molestan a los roedores haciendo que evacúen la zona en busca de lugares más tranquilos y seguros. – La señal es totalmente inaudible y segura para las personas.