Las emisiones de infrasonidos se transmiten a través de medios sólidos como paredes y suelos y producen un efecto de disuasión a los roedores. Las vibraciones producidas simulan microseismos y convierten la zona en lugar incómodo y hostil para los roedores haciendo que abandonen el área infestada en pocos días.